Volver a los detalles del artículo Asesinos seriales, Arte y ontología